LOS 5 PEORES PRESIDENTES LATINOS DE LA HISTORIA

En la historia de Latinoamérica han existido presidentes que están considerados nefastos para los intereses de su nación ya sea por razones económicas, sociales u otro motivo. Veamos cuáles han sido los 5 peores presidentes latinos de la historia.

5- HUGO CHÁVEZ

Hugo Chávez fue el presidente de Venezuela desde el año 2002 al 2013, está considerado entre los peores de la historia ya que llegó a un país que a finales del siglo XX destacó por su prosperidad económica y social. Tras su paso en el poder Venezuela empeoró trágicamente ya sea en el aspecto económico, en seguridad, en libertades o en transparencia.

4- ALFREDO STROESSNER

Alfredo Stroessner fue un militar que dirigió a Paraguay desde 1954 a 1989, ha sido una de las dictaduras más largas que se recuerdan en Latinoamérica. Según los historiadores su mandato sumando víctimas confirmadas y desaparecidos dejó una pérdida de cerca de 100.000 personas.

3- NICOLÁS MADURO

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela desde 2013 hasta la actualidad, está considerado por unanimidad entre los peores presidentes latinoamericanos de la historia ya que dirigiendo el país con más petróleo del mundo ha dado pésimos resultados en inflación, pobreza, inseguridad o falta de libertades.

2- FRANCISCO SOLANO LÓPEZ

Francisco Solano López, máximo dirigente de Paraguay desde 1862 a 1870 está considerado entre los presidentes latinos más negativos ya que fue responsable de la entrada del país en la Guerra de la Triple Alianza contra Argentina, Uruguay y Brasil que supuso la destrucción de la nación ya sea en el aspecto territorial, económico o demográfico.

1- FIDEL CASTRO

Fidel Castro, máximo dirigente de Cuba desde 1959 a 2008 se suele considerar el peor presidente de la historia de Latinoamérica. Llegó a un país que a principios del siglo XX estaba entre los más prósperos del mundo y durante su mandato la nación quedó destrozada especialmente en el aspecto social y económico. Destacó por su corrupción, la falta de elecciones y de libertades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.