VIAJE A SAN PETERSBURGO: La antigua Leningrado

San Petersburgo es una ciudad rusa siendo la segunda más importante del país, tiene unos 6 millones de habitantes contando el área metropolitana y es conocida por ser la antigua capital del Imperio Ruso.

Ocupada la zona desde tiempos antes de Jesucristo en la Edad Media será ocupada por los rusos que dominarán la zona ya desde el siglo XIII teniendo constantes guerras con suecos. No será hasta principios del siglo XVIII cuando se funda la ciudad tal cual se la conoce hoy día gracias a Pedro El Grande; San Petersburgo se convertírá en capital del Imperio Ruso siendo centro científico y tecnológico de la nación. El siglo XIX se caracteriza por un aumento notable de la población debido a la industrialización y la llegada de gente de los pueblos a la urbe; el XX quedará marcado por la Revolución que hace caer al zar después de siglos de dominio dando paso al comunismo que gobernará el país durante toda la centúria y que vivirá los ataques alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Más tarde llegará la caída de la Unión Soviética dejando a la ciudad algo más desarrollada y modernizada como es en la actualidad.

El viaje fue realizado en octubre de 2010, en una llegada a la ciudad se recomienda visitar:

FORTALEZA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO: El icono de San Petersburgo.

PLAZA DEL PALACIO: El centro de la ciudad.

IGLESIA DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO: Conocida como la de “Salvador sobre la sangre derramada”.

San Petersburgo es una ciudad de gran importancia dentro del país. Siendo la más importante de Rusia después de Moscú ofrece varios monumentos y atractivos similares a los de la capital moscovita, nos encontramos ante una población de clima frío que ha sido testigo de algunas de las escenas más importantes de la historia de la nación.

Y es que el lugar más conocido de San Petersburgo (anteriormente llamada Leningrado o Petrogrado) es la fortaleza de San Pedro y San Pablo. Creada en 1703 es la ciudadela original de la localidad donde se encuentran lugares destacados como la catedral de San Pedro y San Pablo, la prisión donde han estado encerrados personajes claves de la historia rusa, varias exposiciones o la plaza donde se efectúan varios desfiles militares. Rodeada por el río Neva es sin duda el icono más representativo de la urbe. Moviéndonos hacia el centro podemos decir que el núcleo de San Petersburgo se localiza en la plaza del Palacio, estamos ante la plaza más importante de la ciudad siendo el enclave donde residía el antiguo Imperio Ruso. Es aquí donde se situaba el palacio de invierno de los zares así como el lugar donde se produjeron hechos históricos como el domingo sangriento de 1905 o la revolución de 1917; de estilo neoclásico es en este lugar donde se sitúa el museo Hermitage así como las calles principales de la ciudad. Y es que es por aquí por donde pasa la Avenida Nevski, una de las calles más importantes del mundo ya que tiene más de 4 kilómetros de longitud y alberga palacios, puentes, museos, cafés y restaurantes de todo tipo.

Otro de los imprescindibles de la vieja Leningrado son sus edificios religiosos siendo el más destacado la iglesia de la resurrección de Cristo (también conocida como del Salvador sobre la sangre derramada). Creada en 1907 es conocida por su aspecto similar a la catedral de San Basilio de Moscú ya que cuenta con esas cúpulas de diferentes colores que la hacen tan destacada. Pertenece a la iglesia ortodoxa y su estilo es nacionalista romántico destacando por su decoración interior y exterior dorada que la convierten en una de las catedrales más bellas del mundo. También cabe destacar otros edificios de culto como la iglesia de San Isaac o la de Nuestra Señora de Kazán. Dicho esto hay que mentar como otros sitios dignos de ver: lugares como el museo Ruso o el Kunstkamera así como el palacio Beloselky-Belozersky. Estamos ante una ciudad gélida todo el año que acompaña las bajas temperaturas con una arquitectura igualmente fría e imponente. Por último destacar su metro de más de 110 kilómetros de largo y 64 estaciones que llama la atención por sus interiores de estilo museístico así como por su decoración elegante.

San Petersburgo es una ciudad imprescindible dentro del país que ofrece, dentro de un frío invernal constante, una cultura e historia muy importantes; destino que debe ser acompañado por una visita a Moscú para así ver las que son (con diferencia) las dos ciudades más importantes de toda Rusia. Preguntar todo lo que queráis saber en este post, para terminar podéis ver el reportaje fotográfico de la visita a San Petersburgo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.