VIAJE A PEKÍN: La capital de China

Pekín es una ciudad china siendo su capital, tiene unos 22 millones de habitantes contando el área metropolitana y es conocida por la Gran Muralla o la ciudad prohibida.

Se cree que la zona ya fue poblada alrededor del 1.000 antes de Cristo por pequeños núcleos de población, con la llegada de la dinastía Tang y Song el lugar fue creciendo hasta el siglo X cuando llega la conquista de la dinastía Liao y poco después los Jin ocuparían la ciudad; en el XIII es turno de la invasión mongol que duraría hasta el XV cuando son expulsados por los Ming que estarán en el poder hasta el siglo XVII. El relevo lo cogería la última dinastía china: los Qing, que dominarán hasta el siglo XX cuando llega el comunismo que transformará el país y provocará el exterminio de seres humanos más grande de la historia. A finales de siglo el país comienza a desarrollarse hasta posicionarse prácticamente como la economía número uno del mundo teniendo a Pekín como su capital y ciudad más importante.

El viaje fue realizado en marzo de 2011, en una llegada a la ciudad se recomienda visitar:

CIUDAD PROHIBIDA: Sede de los emperadores chinos.

GRAN MURALLA CHINA: Una de las construcciones más increíbles de la historia de la humanidad.

TEMPLO DEL CIELO: Lugar sagrado de las cosechas.

Pekín es sin duda la ciudad más destacada de China teniendo una gran importancia histórica no solo dentro del país sino en toda Asia. Es una urbe superpoblada capital de la que pronto será primera potencia mundial, una población que cada vez pierde más sus raíces orientales y que se ha convertido a un ritmo demoledor en una ciudad totalmente occidental.

Lo primero que hay que ver en Pekín es sin duda su centro destacando por encima de todo la ciudad prohibida. Fue sede real de las dinastías Ming y Qing durante casi 500 años; con la caída de la última dinastía Qing el lugar se convirtió en público y pudo ser visitado por la población local así como por turistas, esta impresionante construcción fue realizada el año 1420 y ocupa más de 700.000 metros cuadrados. Cuenta con varias piezas de arte así como palacios, jardines y casas donde vivían los servidores del emperador. En frente de la ciudad prohibida nos encontramos ante la plaza Tiananmen; creada el año 1949 por la proclamación de la República Popular China es la más grande del mundo y está hecha a imagen y semejanza de la plaza roja de Moscú con intención de celebrar en este lugar los desfiles militares.

Sin duda alguna el otro gran atractivo de Pekín es la famosa Gran Muralla China, una fortificación situada en las afueras de la ciudad construida entre los siglos V a.C. y el XVI para defenderse de los ataques mongoles. Tiene más de 8.000 kilómetros de largo con unos 7 metros de alto por 4 de ancho y se calcula que más de 10 millones de personas murieron a la hora de construirse. Debido a sus enormes dimensiones, dificultad y tiempo de construcción así como la gran cantidad de mano de obra utilizada es sin duda el monumento más increíble de la historia de la humanidad. Una vez vistos los dos imprescindibles de Pekín toca mentar los otros atractivos que (aunque menos sorprendentes) son más que recomendables. El Templo del Cielo es el templo más grande de todo el país, creado el año 1420 está situado por el centro de la ciudad y era utilizado para orar pidiendo buenas cosechas así como para agradecer los frutos obtenidos; mide 38 metros de alto y destaca por su bóveda central que apunta en dirección al cielo. Otro edificio destacado de la urbe es el Palacio de Verano, situado en las afueras de Pekín es un enorme parque de más de 300 hectáreas que fue construido el año 1750 por la dinastía Qing como residencia de verano.

Una vez vistos los iconos y edificios más representativos de la ciudad cabe decir que Pekín es una localidad que ha perdido casi todo su encanto oriental ya que apenas quedan edificios que evoquen las épocas dinásticas. La mayor parte del lugar está poblado por enormes rascacielos y demás construcciones que la convierten en otra población occidental; ciudad moderna que también tiene como atractivos sus “skyscrappers” o las instalaciones donde se celebraron en 2008 los Juegos Olímpicos más increíbles de todos los tiempos.

Tenemos pues a una urbe que es en la actualidad una moderna megaciudad llena de rascacielos y edificios occidentales pero que aún conserva alguno de su patrimonio histórico que la convierte en un destino básico de Asia que bien puede combinarse en una escapada a la otra gran población del país como es Shanghái. Preguntar todo lo que queráis saber en este post, para terminar podéis ver el reportaje fotográfico de la visita a Pekín.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.