VIAJAR A BRATISLAVA: La capital de Eslovaquia

Bratislava es una ciudad eslovaca siendo su capital, tiene unos 600.000 habitantes contando su área metropolitana y es conocida por su bonito centro histórico.

Se cree que la zona ya era habitada alrededor de 5.000 años antes de Cristo. sobre el siglo II a.C. se establecieron los primeros poblados celtas y en el I a.C. comenzó la invasión romana que duró hasta el siglo IV; el V quedará marcado por la llegada de los eslavos que construirán los cimientos de los que será Bratislava. El siglo X fue la época cuando la ciudad pasó a formar parte de Hungría quedando a formar parte de este país el siguiente medio milenio; será el siglo XV cuando la urbe queda como parte del Imperio Austro-húngaro de los Habsburgo durando hasta el XIX. En el siglo XX Bratislava pasa a formar parte de Checoslovaquia y antes del comienzo del nuevo milenio el país se independizó en dos dejando a la ciudad como capital de Eslovaquia quedando de este modo hasta el día de hoy siendo una localidad pequeña con un rico pasado cultural.

El viaje fue realizado en noviembre de 2011. En una llegada al lugar se recomienda la visita a:

CENTRO HISTÓRICO: El casco antiguo de la ciudad.

CASTILLO: El icono de la población.

Bratislava es una pequeña ciudad situada en Europa Central que destaca por ser la capital de un país joven llamado Eslovaquia escisión de la antigua Checoslovaquia formada con la actual República Checa. Es una localidad que destaca por el encanto de su centro así como por sus paisajes.

Y es que lo más destacado de Bratislava es sin duda su centro histórico. El casco antiguo muestra el pasado de la ciudad con su reconocida zona peatonal donde lo más llamativo son esas esculturas curiosas aparecidas por el suelo de las calles. Edificios como el ayuntamiento o los cientos de cafés se suceden por la zona pero es sin duda la catedral la construcción más significativa: la iglesia gótica de San Martín que mide más de setenta metros de alto y data del siglo XV. La puerta de San Miguel es la entrada al casco antiguo que conecta el centro con las afueras que destaca por el famoso río Danubio que divide a la ciudad en dos. El segundo atractivo del lugar es su castillo, data del siglo X y fue construido en lo alto de un monte desde el cual se tienen vistas privilegiadas de toda la ciudad. Reconstruido varias veces en la actualidad guarda en su interior museos y gran cantidad de información que explica como era la vida en este blanco y bello edificio que destaca por sus altas y afiladas dos torretas.

Poco más que decir de Bratislava, esta pequeña localidad no ofrece mucho más que ver siendo un destino que bien puede verse en un día tranquilamente. Un bonito centro histórico con su castillo es lo que ofrece esta capital de país que debe combinarse con otra ciudad para que merezca la pena un viaje; grandes urbes como Viena o Budapest quedan no muy lejos y estando bien conectadas.  Preguntar todo lo que queráis saber en este post, podéis ver el reportaje fotográfico hecho durante la visita a Bratislava aquí.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.