Cine clásico: LEAVING LAS VEGAS (1995)

Un clásico del cine, brillante aunque algo sobrevalorado. Película cuyo protagonista se autodestruye en la ciudad del pecado alcoholizándose el 99% del tiempo que dura el metraje donde un Nicholas Cage en su mejor momento hace una de las interpretaciones de su carrera.

Director: Mike Figgis

Actores: Nicholas Cage, Elisabeth Shue, Julian Sands, Richard Lewis, Steven Weber, Valeria Golino, Laurie Metcalf

Género: Drama

País: Estados Unidos

Año: 1995

Duración: 112 minutos

Leaving Las Vegas es una película que como su nombre indica sucede en la ciudad de Las Vegas. El protagonista es Ben (Nicholas Cage) un borracho al que lo acaba de dejar su mujer y que recién ha perdido su trabajo como guionista de cine; es por eso que decide irse a Las Vegas a matarse bebiendo alcohol hasta morir. En su camino se cruzará con una prostituta llamada Sera (Elisabeth Shue) que se encuentra muy sola. Ambos compartirán su vida  poco convencional mientras el tiempo correrá en su contra.

Este filme es un buen drama aunque en ocasiones peca de ser algo exagerado donde el protagonista se toma todo demasiado en exceso y resulta algo cargante e irreal ya que se pasa la película entera bebiendo. “Leaving Las Vegas” está basado en el libro del mismo nombre cuyo autor precisamente se suicidó al comienzo del rodaje de la película. Nominada a 4 Oscars, solo Nicholas Cage acabó por llevarse el premio. Por lo que respecta a las interpretaciones, puede decirse que es una película que cuenta con solo 2 actores: Nicolas Cage y Elisabeth Shue. Cage hace una de las actuaciones de su vida por la cual ganó el Oscar como mejor actor principal situándolo en la cresta de la ola de Hollywood. El sobrino de Francis Ford Coppola rehuyó del apellido de su tío para ganarse la credibilidad por si mismo; después de una década de los 90 donde realizó las mejores interpretaciones de su carrera, posteriormente y hasta la actualidad se vendió al mejor postor apareciendo en películas comerciales de calidad más que dudosa. De la actriz Elisabeth Sue decir que está a la altura del protagonista, también ella hizo el papel de su vida por el cual fue nominada al Oscar (posteriormente poco o nada ha hecho digno de mención).

Estamos pues ante un clásico del cine de finales del siglo XX que muestra metafóricamente la autodestrucción de toda una generación. Brillante título que, aunque algo sobrevalorado, es una de las películas que marcan los años 90′. 

Nota: 8

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.