VISITA A KYOTO: La antigua capital del Japón

Kyoto es una ciudad japonesa situada en el oeste de la nación, cuenta con una población de unos 1.5 millones de habitantes y es conocida por haber sido en el pasado capital del Japón imperial.

Ocupada la zona desde tiempos inmemoriales, lo que es la ciudad de Kyoto no fue poblada hasta el siglo VII cuando era habitada por el clan Hata, será en el VIII cuando la localidad pasa a ser capital del Japón alojando a los emperadores nipones y ganando cada vez más importancia social, económica y demográfica. Ya en el siglo XIV se empiezan a construir los templos más conocidos viviendo en esta época una gran prosperidad; el XV y XVI quedará marcado por las guerras Onin que debilitarán a la urbe y el país. El siglo XVII se caracteriza por el comienzo del periodo Edo que es cuando el país se encuentra más unido, la población crecerá a gran ritmo viviéndose en Kyoto una gran época cultural de importancia artística. El XIX se caracteriza por el golpe de estado que se produce en la ciudad y que acaba por cambiar la capitalidad a Tokyo. El XX queda marcado por la Segunda Guerra Mundial que acarreó enormes bombardeos en el país aunque la localidad no quedó muy afectada, durante finales de siglo XX y principios del XXI Kyoto continuará desarrollándose y modernizándose hasta quedar en la urbe rica que es hoy combinando las últimas tecnologías con gran cantidad de patrimonio histórico típico japonés.

El viaje fue realizado en diciembre de 2008, en un vuelo a Kyoto se recomienda visitar:

TEMPLOS: Los más famosos de todo el país se encuentran aquí.

PALACIO IMPERIAL: La antigua residencia de los emperadores del Japón.

Kyoto es una ciudad japonesa que se diferencia de la típica urbe ultramoderna del país, conserva gran cantidad de patrimonio de la nación con siglos de antigüedad y no tiene grandes rascacielos ni enormes infraestructuras. Su encanto radica en la gran cantidad de templos y zonas verdes que alberga (a diferencia de Tokyo por ejemplo) siendo con diferencia la población japonesa más bella del país. Si por algo es conocida la ciudad de Kyoto es por la gran cantidad de templos que tiene. Siendo todos muy parecidos podemos destacar varios como son el To-Ji Temple (conocido por su pagoda vertical), el Nishi Hongwan Temple (data del siglo XVI), el Ginkaku-ji (con bellos jardines), el Kiyomizu-dera (de colores rojizos y con grandes vistas de la ciudad), el Kinkaku-ji (de color amarillento), el Ryoan-ji (conocido por sus jardines secos), el Ninna-ji (que destaca por sus bellos jardines) o el Tenryu-ji Temple (que destaca por sus lagos). En definitiva, decenas de templos existen a lo largo y ancho de Kyoto siendo estos los iconos de la ciudad otorgándole a la urbe una imagen clásica del Japón antiguo.

La otra edificación por la que es famosa la población es por el Palacio Imperial, tiene sus orígenes en el siglo XIV cuando la capital del país estaba en Kyoto y albergaba al emperador de la nación. Aunque el que se conserva no es el original, fue aquí donde pasaron sus últimas épocas los gobernantes del Japón antes de trasladarse en el siglo XIX a Tokyo. Con un tamaño de aproximadamente un kilómetro cuadrado está compuesto de cientos de edificaciones típicas japonesas, biblioteca, parques, jardines y todo tipo de pequeños templos. No muy lejos de allí se sitúa el castillo Nijo creado el siglo XVII con una extensión de más de 200.000 metros cuadrados; es de madera y piedra y data de la época feudal del shogunato de Tokugawa. Ambas construcciones se caracterizan por sus colores blanco y marrón, su amplitud, armonía y grandes espacios verdes así como pequeños lagos.

Visto lo más importante el resto de Kyoto sigue respetando este ambiente tranquilo y clásico alejado de los grandes edificios y vida moderna del resto de ciudades del Japón. La localidad de las geishas destaca por su sencillez, poca infraestructura ya sea de transporte, edificios o en general creando a lo largo de su extensión una urbe tranquila con muchísimos espacios verdes. A parte de los centenares de pequeños y grandes templos que parecen no acabar nunca cabe mencionar otros lugares como el parque Maruyama o el Arashiyama así como museos tal que el Nacional de Kyoto o el Museo Internacional del Manga. Como toda localidad nipona, sus gente educadas enormemente civilizadas y limpias convierten al lugar en uno de los sitios con más calidad de vida del planeta; estamos ente un lugar que ha sabido mantener sus costumbres y patrimonio a la vez que se ha modernizado pero respetando su valiosa cultura; importante destino turístico dentro del país que puede combinarse con la capital Tokyo y sus enormes contrastes. Preguntar todo lo que queráis saber en este post, para terminar podéis ver el reportaje fotográfico de la visita a Kyoto.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.