VIAJE A TERUEL: La provincia menos poblada de España

Teruel es una ciudad aragonesa que tiene unos 36.000 habitantes siendo conocida por su arquitectura mudéjar y por ser la provincia menos poblada de España.

Habitada desde tiempos de los íberos más tarde llegaría la ocupación romana. Es ya en la Edad Media cuando es tiempo de la invasión musulmana que dejó huella en la arquitectura del lugar; es en el siglo XII cuando comienza la reconquista cristiana pasando más tarde el lugar a pasar a formar parte de la Corona de Aragón. Es durante esta época cuando se construyen los edificios más siginificativos de Teruel. El siglo XVIII quedará marcado por la Guerra de la Independencia contra los franceses y el XX por la Guerra Civil. En la actualidad la población queda como un tranquilo lugar que destaca por su reducido número de residentes.

El viaje fue realizado en marzo de 2016, en una visita al lugar se recomienda ver:

MAUSOLEO DE LOS AMANTES DE TERUEL: El icono de la ciudad.

TORRE DE EL SALVADOR: El punto más alto del lugar

PLAZA DEL TORICO: El centro de Teruel

Teruel es un tranquilo sitio del sur de Aragón conocido por ser la provincia menos habitada de España ya que apenas supera los 30.000 habitantes. Su arquitectura destaca por su estilo mudéjar de la época árabe, si hay que elegir a un icono del destino es sin duda el mausoleo de los amantes de Teruel. La tumba es de fama mundial por la historia de amor que guardan estos dos amantes que vivieron hace siglos y cuyos restos reposan en dicho mausoleo. Cerca de aquí se encuentra la catedral, Santa María tiene su origen en el siglo XII y como el resto del casco antiguo es de estilo mudéjar. Otro edificio que comparte dicho estilo es la torre de El Salvador, creada en el siglo XIV es el punto más alto de la ciudad desde donde se tienen vistas privilegiadas de todo Teruel y sus característicos tejados rojizos.

Siguiendo por el centro histórico también destacar la plaza del Torico; a este lugar se le considera el centro de la población y llama la atención por su pedestal donde en lo alto se sitúa un pequeño toro (el símbolo de Teruel). También dignos de mención son los puentes que conectan el casco antiguo con el ensanche o el acueducto de origen medieval. Estamos pues ante un enclave atractivo por su arquitectura y también por su buena gastronomía.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.