VIAJAR A PARÍS: La ciudad de la luz

París es una ciudad francesa siendo la capital del país, tiene unos 12 millones de habitantes contando su área metropolitana y es conocida por monumentos como la Torre Eiffel o el Arco de triunfo que la convierten en la ciudad más visitada del mundo.

Se cree que la ciudad fue creada alrededor del año 250 antes de Cristo por los galos; años después el Imperio Romano conquistaría la localidad hasta siglos más tarde. Y es en el siglo VI cuando el rey de los francos vence a los romanos haciendose con el control de París. Será en el siglo X cuando los capetos toman control de Francia y por ende de la ciudad; los contínuos descendientes ya por el siglo XVI comenzarán a construir las primeras edificaciones que se mantendrán hasta la actualidad. A finales del siglo XVIII llega un momento crucial de la historia con la revolución francesa liderada por Napoleón Bonaparte que construirá un Imperio teniendo a París como su capital; es en esta época cuando tomará el aspecto que tiene a día de hoy. Durante el siglo XIX la ciudad siguió creciendo hasta llegar a mediados del XX y la llegada de la Segunda Guerra Mundial cuando fue ocupada por las tropas nazis. Con el fin de la guerra la ciudad volvió a prosperar hasta llegar a la ciudad moderna que es en la actualidad.

El viaje fue realizado en noviembre de 2012, en un vuelo a París se recomienda la visita a:

TORRE EIFFEL: El monumento más famoso del mundo.

ARCO DE TRIUNFO: Arco de la victoria mandado crear por Napoleón.

CATEDRAL NOTRE DAME: La más conocida de toda Francia.

SAGRADO CORAZÓN: Basílica en honor a los caídos franceses.

MOULIN ROUGE: El cabaret más famoso del planeta.

MUSEO DEL LOUVRE: El más importante del mundo.

EURODISNEY: El parque temático más importante de Europa. 

PALACIO VERSALLES: Enorme residencia real mandada construir por Luis XIV

París es la ciudad más visitada de todo el mundo consiguiendo este récord durante los últimos años gracias a la multitud de atractivos que ofrece. La ciudad de amor combina una impresionante oferta cultural, gastronómica o de entretenimiento por nombrar unos cuantos ejemplos; la masificación y rápida degradación demográfica es su punto débil que hace que pierda bastante atractivo.

Si hay un icono en París es la Torre Eiffel; construida el año 1889 por Gustave Eiffel es una torre de hierro de unos 330 metros de alto desde la cual se pueden tener vistas de toda la ciudad siendo especialmente espectacular de noche cuando se ilumina y se encienden más luces en cada hora en punto. Es uno de los monumentos más visitados del mundo superando los 200 millones de turistas cada año. Otra famosa construcción es sin duda el Arco de Triunfo. Construido el año 1836 por orden de Napoleón Bonaparte se sitúa en los famosos y bellos Campos Elíseos; mide 50 metros de alto y fue creado para rememorar la victoria napoleónica ante el ejército ruso-austríaco. Es en esta zona donde se encuentra el centro de la ciudad, las tiendas más exclusivas o el río Sena. Y es que siguiendo dicho río llegaríamos a otro famoso monumento: la catedral de Notre Dame. Creada en el siglo XIII esta edificación gótica de 70 metros de alto fue un tributo a la madre de Jesucristo y destaca por su tamaño y bonita decoración. Siguiendo con catedrales el otro gran edificio religioso es la Basílica del Sagrado Corazón; creada el año 1914 fue como homenaje a las bajas francesas durante la guerra franco-prusiana del siglo XIX, de estilo bizantino está situada en el bonito barrio de Montmartre.

Y es que Montmartre es uno de los barrios más famosos de París; conocido también por ser el lugar donde se rodó la famosa película de Amélie su lugar más representativo es sin lugar a duda el Moulin Rouge; el famoso cabaret que también fue llevado con éxito al cine fue creado en 1889 y sirve como sala de espectáculos de todo tipo. Este icono de la ciudad con su recordado molino rojo giratorio es otro de los imprescindibles del encantador y bohemio barrio de Montmartre. Siguiendo con más cosas para ver no puede faltar sin lugar a dudas el que es el museo más importante y famoso del mundo: el Louvre. Creado en 1793 tiene colecciones de arte de todo tipo, época y procedencia; restos del antiguo Egipto, esculturas como la Venus de Milo, cuadros como Las bodas de Caná y sobretodo La Gioconda son algunas de sus obras más reconocidas. Imprescindible visitar este museo que dispone de más de 35.000 obras de arte en una superfície que supera los 200.000 metros cuadrados y que cada año tiene más de 8 millones de visitantes.

Y es que además de todo lo visto aún quedan otros edificios algo menos famosos pero igualmente atractivos como pueden ser la Opera Garnier, el Pantheón, el Museo de Orsay o la plaza de la Bastilla. Además, no muy lejos de París nos encontramos otros dos lugares imprescindibles como son por una parte Eurodisney (el que es el parque de atracciones más famoso de toda Europa) y el Palacio de Versalles (la inmensa residencia real mandada construir en el siglo XVII por Luis XIV) ambos a una hora aproximadamente de la capital de Francia y que bien pueden visitarse en un día.

Tenemos pues a la que es la ciudad más deseada por los turistas del todo el mundo y que ofrece una oferta sin igual. La enorme capital de Francia tiene multitud de monumentos, iglesias o museos por ver y disfrutar en la que es conocida como ciudad del amor. Preguntar todo lo que queráis saber en este post, podéis ver el reportaje fotográfico hecho durante la visita a París aquí.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.