CONOCIENDO VENECIA: La ciudad más bonita de Europa

Venecia es una ciudad italiana situada al noreste del país. Tiene unos 300.000 habitantes y es conocida por estar formada por pequeñas islas y comunicada por infinidad de canales.

Fundada en el siglo V, en sus inicios formaba parte del Imperio Romano aunque con el paso de los siglos consiguió alcanzar la independencia. Fue una de las ciudades más grandes y con más importancia comercial de Europa hasta finales del siglo XVIII, después de una corta dominación francesa y austríaca en el siglo XIX pasó a formar parte de Italia quedando así hasta el día de hoy. Durante todo el siglo XX poco ha cambiado su morfología, en las últimas décadas se convirtió en un destino turístico de gran importancia mundial debido a su indudable encanto.

El viaje fue realizado en enero de 2013. En un acercamiento a Venecia se recomienda la visita a:

CANALES: Las famosas vías marítimas que cruzan la ciudad.

PUENTE RIALTO: El más grande y antiguo de Venecia.

PLAZA SAN MARCO: Centro de la ciudad donde se sitúa la catedral y el palacio Ducal.

Venecia es conocida mundialmente por estar formada por centenares de pequeñas islas que son cruzadas por otros tantos puentes. La población más reconocida y bella de toda Europa destaca por su encanto ya que es igual de como estaba siglos atrás.

Lo más conocido de Venecia es sin duda sus canales. Toda la ciudad es cruzada por infinidad de pequeños viaductos de agua que a su vez son cruzados por puentes que conectan todo el centro histórico. Las famosas góndolas son el transporte que ha sido utilizado en los últimos siglos, mucho más económico son los barcos que se mueven por los grandes canales; ambos son los únicos medios de moverse por el lugar ya que es imposible el acceso con coches o cualquier otro vehículo. Hablando de puentes sin duda alguna el más representativo e icono de la ciudad es el puente de Rialto. Destaca por ser el más grande y antiguo de toda Venecia con una longitud de casi 30 metros de largo y 22 de ancho creado el año 1591. De color blanco cruza el gran canal de un lado a otro y conectando las dos grandes estructuras terrestres por las que se divide la población.

Venecia tiene la característica de tener todo su centro histórico a lo largo de sus islas siendo todos sus lugares de gran parecido y de este modo es difícil guiarse por las calles que parecen en ocasiones un laberinto. Pero si algún lugar se puede considerar el centro de la ciudad es la plaza de San Marco donde se sitúa la catedral que lleva el mismo nombre. Creada en el siglo XI es de estilo románico-gótico pero con influencias bizantinas; pegado a la catedral encontramos el último gran atractivo del lugar: el palacio Ducal. Creado en el siglo X y de estilo gótico fue residencia de los duques y gobernantes además de servir como prisión con su famoso puente de los suspiros donde los prisioneros al pasar por este lugar veían por última vez la luz del sol.

Y es que Venecia es toda en sí un museo al aire libre, un patrimonio mundial en el cual se puede vivir como era la población siglos atrás debido a lo poco que ha cambiado. Además de su arquitectura histórica, con el encanto de sus canales y góndolas la convierten sin duda en la ciudad más bonita de toda Europa. Preguntar todo lo que queráis saber en este post, podéis ver el reportaje fotográfico hecho durante la visita a Venecia aquí.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.