VIAJE A GIRONA: La capital de la Costa Brava

Girona es una ciudad situada en el noreste de Cataluña que cuenta con unos 100.000 habitantes y es conocida por estar situada en la zona conocida como La Costa Brava.

Se cree que años antes de Cristo la ciudad estaba poblada por los íberos; sobre el año 77 a.C. llegó la colonización romana que fundó la ciudad tal cual se la conoce hoy siendo un importante núcleo de población y estando bien conectada con el puerto de Ampurias. Más tarde llegaría la invasión musulmana y la posterior reconquista carolingia momento en el que se construyen las murallas para evitar futuros ataques. En el siglo XV y posteriores la población continuó su expansión y defensa a los ataques enemigos especialmente los franceses donde tuvo lugar la dura Guerra de Independencia ya en el siglo XIX. Ya en el siglo XX se fue desarrollando fuera de murallas hasta convertirse en la urbe moderna que es en la actualidad.

El viaje fue realizado en noviembre de 2013. En una llegada a la ciudad se recomienda la visita a:

CASAS DEL RÍO OÑAR: Las bonitas casas de colores al lado del río.

CATEDRAL: Edificio más representativo de la ciudad.

BARRIO JUDÍO: Pequeñas callejuelas en el centro histórico.

MURALLAS: Restos de la construcción que se hizo para proteger a la ciudad.

Girona es una ciudad con mucho encanto. Desconocida al gran público es un interesante destino en lo que se conoce como Costa Brava. La ciudad capital de la provincia del mismo nombre destaca por su bonita arquitectura que se remonta a siglos anteriores donde se ha conservado muy bien el casco antiguo.

El principal atractivo de la ciudad son las casas de colores que se sitúan a los costados del río Oñar. La gran belleza del río que atraviesa a estas pequeñas casitas que rememoran a ciudades como Venecia o sobretodo Florencia se complementan con los puentes de siglos de antigüedad que cruzan de un lado a otro del caudal; a destacar el puente rojo construído por Gustave Eiffel poco antes que realizara su famosa torre en París. Ya dentro del centro histórico nos encontramos con la construcción más significativa de todo Girona, su catedral. Construida entre los siglos XI y XVIII la conocida como Catedral de Santa María es un edificio que combina los estilos gótico, románico y barroco. Destaca por encima de todo su amplia nave que resulta ser la segunda más ancha de todo el mundo después de la vaticana. Y es que el atractivo del casco antiguo reside en parte por todo el barrio judío que con sus calles estrechas y con encanto son lo más bello de la zona histórica.

Para acabar, el último lugar digno de mención de la población son sus murallas de piedra que datan del siglo IX construidas por los carolingios para evitar invasiones extranjeras sobretodo después de conseguir la expulsión musulmana de la zona. La alta situación de dichas murallas permite tener excelentes vistas de la ciudad. Tenemos pues una ciudad con un gran atractivo que guarda muchos puntos históricos con gran encanto ya que se ha conseguido conservar muy bien sus antiguas construcciones que convierten a Girona en un destino muy apetecible que se puede combinar con la visita a otras poblaciones de gran tirón como Cadaqués o Ampurias.  Preguntar todo lo que queráis saber en este post, podéis ver el videorreportaje y el reportaje fotográfico hecho durante la visita a Girona.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.