VIAJE A TOULOUSE: Recorriendo el sur de Francia

Toulouse es una ciudad francesa situada en el sur del país, tiene unos 1,2 millones de habitantes y es conocidda por sus puentes y su centro histórico.

Se cree que ya había existencia humana en la zona desde el siglo VIII a.C. será sobre el año 100 antes de Jesucristo cuando los romanos conquistan la zona; su dominio se mantendrá hasta el siglo V cuando llegan los visigodos. Más tarde será el turno de los francos. Es ya en el XIII cuando se forma el estado francés; lo más destacado de los siguientes tiempos es la guerra de la Independencia del siglo XIX, quedando marcado el XX por la Segunda Guerra Mundial. En los últimos tiempos la ciudad se ha ido modernizando destacando por su enorme inmigración proveniente del norte de África.

El viaje fue realizado en marzo de 2015, en una visita a la ciudad se recomienda visitar:

EL CAPITOLIO: El centro de Toulouse, icono de la localidad.

PUENTE NEUF: El puente más conocido de todos los que cruzan el río Garona.

BASÍLICA DE SAN SERNÍN: Una de las iglesias  más conocidas de toda Francia.

JARDÍN JAPONÉS: Imitación a los bellos jardines japoneses de Kyoto.

Toulouse es la cuarta ciudad más importante de Francia, situada en el sur de Francia es conocida como “la ciudad rosa” por el color de la fachada de los edificios históricos. Lo más destacado del lugar es el centro de la población, el casco antiguo de Toulouse destaca por sus calles estrechas donde se sitúan los comercios más importantes siendo los más conocidos los relacionados con la moda.

Y es que es en el centro de la ciudad donde se sitúa el icono de la localidad: el capitolio. En la enorme plaza donde se asienta se sitúa la sede del ayuntamiento que tiene sus orígenes en el siglo XII. En su interior destaca la belleza de su palacio con todo tipo de obras de arte. Cerca del lugar se sitúa el puente neuf, uno de los muchos puentes que cruzan el río Garona es el más antiguo de Toulouse; mide más de 200 metros de largo y data del siglo XVI estando construido de ladrillo rojo y piedra.

Por lo que respecta a otros edificios conocidos sin duda uno de los más famosos es la basílica de San Sernín. Su construcción comienza en el siglo V siendo el santuario de San Saturnino, el obispo de Toulouse martirizado en el año 250. Mide 64 metros de alto siendo un lugar clave en el paso del camino de Santiago; de color rojio es una de las iglesias románicas más grandes de la nación. Un último lugar imprescindible de Toulouse es el jardín japonés. Localizado en el área administrativa de la localidad, es una imitación de los jardines de Kyoto del siglo XIV y XVI siendo uno de los sitios más bellos.

Estamos pues ante un destino que destaca por su cierto encanto de sus más conocidos monumentos pero que se encuentra en un importante declive debido a su degradación proveniente de sus políticas suicidas de izquierdas. Recomendable viaje para conocer el sur de Francia, para terminar puedes ver el videoblog, el reportaje fotográficoel videorreportaje realizado en la visita a la ciudad.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.