WWE: SAME OLD SHIT

Wrestlemania 29, el pay per view más importante de la WWE y uno de los espectáculos más importantes del mundo del deporte, decepcionó en uno de las peores ediciones de la historia (no por cartel que era bueno) sino por como se desarrolló; lo más previsible que podría haber pasado pasó y dejó a todos con sensación de haber sido estafados. La vigesimonovena edición de Wrestlemania se presentaba con un buen cartel aunque demasiado parecido al año anterior. Los tres grandes combates (Undertaker-Punk, Lesnar-HHH y Cena-Rock) hacían esperar algo mucho mejor de lo que al final se vió, veamos pues como fue el ppv más popular de la WWE y uno de los acontecimientos deportivos más grandes del mundo.

El pre-show de Wrestlemania fue un Miz contra Wade Barret donde el primero se proclamó campeón del Campeonato Intercontinental; poco que decir, un Miz que hace no mucho cerraba el main-event de Wrestlemania como campeón de la WWE ahora está por el mid-card sin ser relevante en la empresa. El evento continuó con un tres contra tres donde The Shield (Seth Rollins, Dean Ambrose y Roman Reigns) vencieron a Randy Orton, Big Show y Sheamus. Se vió claro una vez más que The Shield es de lo poco que se salva en la WWE a día de hoy, sus rivales fueron un Randy Orton que hace un par de años era con Cena la cara de la empresa y que a día de hoy está estancado en un papel que pasa con más pena que gloria; Big Show y Sheamus son dos tipos aburridos a rabiar que directamente sobran en el roster.

Después vino un Mark Henry vs Ryback, nada bueno podría salir de esto. Ganó Henry a Ryback que por mucho que lo intente nunca tendrá el carisma de Goldberg o Batista. A continuación Team Hell No (Kane y Daniel Bryan) ganó a Dolph Ziggler y Big E. Langston, sin duda alguna Bryan es de lo mejor que hay en WWE, es el nuevo Shawn Michaels mientras que Ziggler también es presente y futuro de la compañía. En el siguiente combate Fandango derrotó a Chris Jericho, en el debut de un Fandango al que no se le vió nada destacable volvió a perder Jericho; está muy bien que el canadiense quiera ayudar a los jóvenes pero perder siempre durante 2 años seguidos hace que ya no signifique nada ganarle.

Llegamos pues a los 4 combates importantes de la noche y que fueron una decepción total. En el World Heavyweight Championship Alberto del Río retuvo su título ante Jack Swagger, previsible 100% ya que cuando detuvieron a este último conduciendo drogado, su presente y futuro en la empresa se fue al garete. Swagger es un ejemplo de luchador estúpido, después de años en el midcard totalmente olvidado consigue un personaje interesante y cuando lo están pusheando lo tira todo por la borda. El siguiente combate fue sin duda lo mejor de la noche, The Undertaker ganó a CM Punk (como estaba previsto) y quedó con su récord de 21-0 en Wrestlemania; a pesar de que fue una buena lucha, al enterrador se le vió algo más apagado que en otras ocasiones. En todo caso y al borde de la retirada hay que decir que Undertaker ha sido posiblemente el mejor personaje que ha exisitido en el pressing catch. Por lo que respecta a Punk poco que decir, es sin duda el mejor wrestler del mundo con diferencia y a día de hoy está a años luz del resto de luchadores de la compañía.

Pasamos al penúltimo enfrentamiento donde Triple H ganó a Brock Lesnar. Esto no hay por donde cogerlo, el enchufado de la WWE ganó un combate nada creíble. Más que nada porque en una pelear real, Lesnar mataba a Triple Ego en menos de 3 minutos. Literalmente. Brock Lesnar, un tío que ha sido campeón pesado de la UFC, que destrozaría a cualquier wrestler de la WWE con los ojos cerrados lo hacen perder contra el mayor enchufado de la historia, el yerno del jefe. Penoso. Y llegamos al main event de Wrestlemania donde lo peor que podría haber pasado pasó. Después de la edición anterior donde el combate lo ganó The Rock a John Cena con el título “Once in a Lifetime” (una vez en la vida) pues al año siguiente van y vuelven a hacer lo mismo. Penoso. Como todo el mundo esperaba, esta vez le tocaría ganar a Cena y así fue. No pasó nada fuera de los normal, ni turn heel ni final original ni nada. En el combate por el WWE Championship Cena ganó a Rock con un FU  Attitude Adjustment dejando a todos los seguidores con la sensación de haber sido estafados. Por si fuera poco el “espectáculo” acabo con los dos de amigos y todos felices. Patético.

Todo lo previsible que podría haber pasado pasó sin dar una sorpresa o algo fuera de lo esperado. La WWE ofreció uno de los peores Wrestlemania de la historia donde por millonésima vez superman Cena es campeón. Como dirían los verdaderos aficionados del wrestling: “Same Old Shit”.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.