COMUNISMO: Miseria, hambre y muerte

El comunismo es una doctrina política creada por el judío alemán Karl Marx en el siglo XIX, propugna por una vida comunitaria sin propiedad privada ni clases sociales. Esta ideología de extrema izquierda siempre que se ha aplicado ha acabado con el mismo resultado: pobreza extrema, represión y asesinatos múltiples.

El hecho de que el comunismo quiera eliminar la propiedad privada hace que cualquiera con un mínimo de riqueza quiera abandonar el país antes de que le roben sus posesiones, al penalizar la iniciativa y el mérito desmotiva a todo aquél que quiera lograr progresar ya que cuando el comunismo nacionaliza las empresas y obliga a establecer unos precios de venta los negocios tienen que cerrar puesto que están perdiendo dinero al tener que vender sus productos incluso por debajo de su precio de coste.

Si por algo ha destacado esta doctrina es por contar siempre con las mismas características: un líder al que se le aplica el culto a la personalidad, una economía basada en el estado que siempre acaba quebrando generando una grave pobreza, la prohibición a la población de abandonar el país así como una salvaje represión donde se extermina a todo aquél que se opone al régimen.

Durante el siglo XX el comunismo es responsable del asesinato de unos 150 millones de seres humanos multiplicando por 14 los llevados a cabo por el nazismo.

Muertes causadas por el comunismo:

China: 73 millones.

Unión Soviética: 61 millones.

Corea del Norte: 3 millones

Camboya: 2,6 millones

Afganistán: 2 millones

Vietnam: 1,6 millones

Etiopía: 1,3 millones

Yugoslavia: 1 millón

Otros países: 3 millones

A pesar de todas las tragedias que ha generado a lo largo de la historia desde que comenzó a aplicarse el año 1917 en la Unión Soviética donde siempre existen unos dirigentes viviendo con todo tipo de lujos mientras que la población se muere de hambre, en la actualidad siguen existiendo países gobernados por la misma ideología como Venezuela, Cuba, Grecia o Corea del Norte dando como resultado el mismo nefasto resultado de pobreza, represión y sufrimiento.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.